Día 5 (o en teoría)

Lo sé, soy cruel, soy el ser más terriblemente terrible en toda la faz de Zynnian. He abandonado el blog durante DEMASIADO tiempo...

Bueno, como en mi instituto en la hora del patio nos dejan actualizar blogs me he decidido a actualizar un poquito.

La semana pasada (oh, que agotamiento, namás acordarme...) tuve unos ensayos extra-ordinarios de flamenco porque actuaba en la feria de Abril de Cunit (no cunill, como dicen algunos, que en catalán significa conejo). Salió bastante bien, al menos el jueves, porque el sábado estaba "lesionada". Veréis: iba yo tan feliz en mi bici paseando por el paseo tras comprar una barra de pan en la heladería (sí, no se me ha ido la olla, en la heladería) cuando se me puso un grupillo de señoras mayores en medio. Giré para no atropellar a las susodichas y me di contra un farolín que había en el suelo en la uña del dedo gordo del pie izquierdo (es decir: pedal-dedo/uña-farolillo), me empezó a salir sangre a tutiplein y fue pedaleando a casa para que me curaran la herida, ahora la uña está más pálida que el Robert Pattinson y me duele al mínimo roce que tenga. Pero claro, no iba a dejar a mis compañeras tiradas a un día de actuar porque no les daría tiempo a volver a montar el baile, así que le heché dos ovarios y bailé, bailé taconeé y moví las manos con una sonrisa más falsa que yo que se y un dolor de NA-RI-CES.

En cuánto la historia que estaba escribiendo... digamos que sigue en el mismo sitio que la dejé, aún no he tenido tiempo para nada u.u'


Bueno, me voy, espero que esta vez no tarde tanto en actualizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada